Dejan de llevar a los niños a las escuelas

Gobierno del estado anuncia plan para importar gasolina directamente desde Texas, en alianza con empresarios


Padres de familia de León, Irapuato, Celaya, Guanajuato y otros puntos del estado, han decidido no llevar a sus hijos a la escuela ante el riesgo de que sus vehículos se queden sin gasolina.

El fenómeno se ha replicado en escuelas públicas y privadas, en donde los directivos consideran que, en promedio, tres de cada 10 alumnos han faltado. Prevén que el índice de faltas aumentará conforme pasen los días y el problema del desabasto de combustible siga sin resolverse.

El ausentismo se ha dado principalmente en jardines de niños y en primarias. En la colonia San Felipe de Jesús, en León, los directivos de la escuela Primaria Urbana Constitución Club de Leones han reportado faltas de 180 niños.

“Tenemos hoy un alto ausentismo. Calculamos que entre 10 y 15 niños han faltado por salón. Pero pensamos que, conforme pasen los días, el número va a aumentar”, destacó uno de los empleados de la institución.

“No podemos seguir llevando a los niños a las escuelas si no hay gasolina. Hay que salir en la mañana y volver por ellos en la tarde, así, entonces, se nos va a ir la gasolina ¿Y si las cosas se ponen peor?”, cuestionó Diana Olvera, madre de familia que vive en Celaya.

En la capital del estado, el concesionario de transporte público, Neal Ávalos Santoyo, advirtió que a sus camiones les queda diesel para dos días.

Acciones estatales

Ante el desabasto, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, llamó al gobierno federal a abrir el ducto de Salamanca y a activar su refinería para resolver de inmediato la escasez.

De los 41 mil barriles de gasolina que Pemex había garantizado para subsanar la escasez en Guanajuato, solamente han llegado 19 mil, denunció.

El mandatario también indicó que, de seguir el problema en el suministro, traerá gasolina de Texas, Estados Unidos, a través de ferrotanques, en una iniciativa conjunta con empresarios de la entidad.

Ayer por la mañana, a los  trabajadores de la refinería de Salamanca se les notificó que se suspendería la producción de gasolina,la cual ya estaba a 20% de su capacidad.

El gobernador explicó que la producción está suspendida por falta de un componente para hacer la gasolina, el cual llegaba por el ducto que fue cerrado.

En el estado también se establecieron límites en la venta de gasolina, a 500 pesos por automóvil y 100 por bidón.

Fuente: Excelsior


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: