Porqué sí la Guardia Nacional

Por: Dip. Sergio Gutiérrez Luna


La propuesta del Presidente de la República sobre la creación de una Guardia Nacional -en términos generales- ha sido bien recibida por la mayoría de los gobernadores y alcaldes que han acudido a las audiencias públicas que abrió el Congreso de la Unión sobre el tema, ellos viven -de manera intensa y directa- el fenómeno delictivo en sus estados y municipios.

¿Entonces, cuál es el tema que ha generado debate?

Algunas voces -principalmente- de integrantes de asociaciones civiles se han centrado en cuestionar lo que llaman “militarización” de la seguridad pública, sobre esto, consideramos que el debate no puede ser maniqueo, y que necesitamos una solución que adecuadamente pondere: a) la situación de inseguridad, desesperación y urgencia en la que viven muchos mexicanos desde hace años, y b) la realidad de las corporaciones policiacas actuales y su capacidad para atender el fenómeno delictivo.

Pero esas premisas deben pasar antes por una estrategia que combata frontalmente las causas que han generado violencia en nuestra sociedad, y este punto -importantísimo- ha sido soslayado en gran medida por muchos interesados en debatir particularidades y por los detractores sistemáticos, porque no están valorando que la estrategia del Gobierno Federal se centrará en un 80% en erradicar la corrupción, garantizar empleo, educación y salud, reformular la política de drogas; en síntesis, darle esperanza y un mejor futuro a la gente que hasta el momento no ha tenido.

A la par de generar condiciones óptimas para la convivencia social a través de la creación de oportunidades, es necesario contar con una fuerza pública eficaz y confiable, por eso, en la propuesta para crear la Guardia Nacional, contemplamos que tenga una naturaleza híbrida: en lo externo tendría una formación policial, de cercanía con la ciudadanía, de amabilidad, privilegiando el respeto de los derechos humanos a través de la capacitación y profesionalización, y en lo interno que se conduzca con una disciplina de naturaleza militar para evitar que sea infiltrada por la corrupción y la delincuencia, como ha sucedido en el pasado con otras corporaciones y que ha sido una de las razones por la que los esfuerzos del combate a la delincuencia organizada han fracasado.

Coincidimos que después de determinado tiempo, la Guardia Nacional deberá ser preponderantemente civil, pero en este momento, mientras la formamos y consolidamos, es indispensable que en su conducción inicial participen mandos militares para generar que en esta nueva corporación, desde el principio, prevalezcan con fuerza las premisas de honradez y servicio.

No podemos perder más tiempo, porque ese retraso se traduce en: desesperanza para los ciudadanos, trastorno en sus vidas, imposibilidad en el desarrollo económico, daños a nuestra juventud; es por ello que la idea de crear una Guardia Nacional viene a ser una propuesta fresca y diferente que subsidiariamente contribuirá a que en México caminemos hacia la paz que anhelamos y que muchos veían perdida… hasta ahora.

Diputado Sergio Gutiérrez Luna

Secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales

@Sergeluna_S


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: