Don Sergio Obeso ha renacido en la vida eterna, asegura Hipólito Reyes

Se encomendó su alma a la infinita misericordia de Dios


Por: Mario Rafael León

Con toda seguridad, el Cardenal Sergio Obeso Rivera ha renacido en la vida eterna y ha recibido el premio de los fieles servidores de Dios otorgándosele una mansión en los cielos, afirmó Hipólito Reyes Larios, arzobispo de Xalapa, durante su homilía en las exequias del Cardenal.

Recordó ante los feligreses que el domingo 11 de agosto, Don Sergio Obeso Rivera llegó al final de la vida terrena y que ahora esperará la definitiva resurrección para que le sea restituido un cuerpo como el de Jesucristo.

“Por nuestra parte, encomendamos su alma a la infinita misericordia de Dios y le pedimos fervorosamente que interceda por su familia, por su diócesis de Papantla, por su arquidiócesis y provincia eclesiástica de Xalapa, por la iglesia de México y por la iglesia universal”, señaló.

Hipólito Reyes Larios refirió que la ascendencia paterna del purpurado y su formación religiosa influyó mucho en la formación de Don Sergio Obeso.

Recordó que Don Sergio solía decir: “Mi madre me dio la vida dos veces; me prefirió a su propia vida porque estando yo por nacer tenía un gran problema. Por eso los médicos le pusieron el dilema: o usted aborta o usted se muere. Ella consultó un médico creyente y a su confesor y éste le aconsejó ‘así te mueras en la raya, pero no debes abortar’ a lo que ella aceptó y me dio a luz quedando paralítica durante algunos meses”.

“Eso es un auténtico himno a la vida humana con hermosos frutos”, afirmó el arzobispo para después hacer un largo recorrido por la vida, estudios y obra del Cardenal en favor de la iglesia católica.

Destacó que fue en la solemnidad de Pentecostés, celebrada el 20 de mayo de 2018 cuando el Papa Francisco, al final del rezo del Regina Coeli, anunció la designación de nuevos cardenales de la iglesia católica apostólica y romana. “Por primera vez la provincia eclesiástica de Xalapa, fue distinguida con el nombramiento de un Cardenal, Sergio obeso Rivera a sus 86 años de edad. Recibió el capelo y el anillo cardenalicios el 28 de junio de 2018 de manos del Papa Francisco en la Basílica de San Pedro en Roma”, aseveró.

Una vez finalizadas las exequias, el féretro con el cuerpo del Cardenal fue trasladado a la Cripta de los Obispos, en donde podrá ser visitado por los fieles.

Ahí, Hipólito Reyes Larios bendijo la tumba: “Señor Jesucristo, que al descansar tres días en el sepulcro santificaste la tumba de los que creen en ti de tal forma que la sepultura no sólo sirviera para enterrar el cuerpo, sino también para acrecentar nuestra esperanza en la resurrección, dígnate bendecir esta tumba y concede a nuestro hermano, el Cardenal Sergio Obeso Rivera, arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Xalapa, descansar aquí de sus fatigas durmiendo en la paz de este sepulcro hasta el día en que tú, que eres la resurrección y la vida, lo resucites y lo ilumines con la luz de tu rostro glorioso”.


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: