Portero de fútbol responde a los insultos homofóbicos de hinchas en las gradas

El arquero sintió pena al ver que los fanáticos intolerantes era un grupo de menores de edad


En redes sociales se hizo viral la publicación que compartió un portero de futbol 11 que juega en una liga municipal de España.

Su nombre es Santi Rivero, de 31 años de edad, y pertenece al equipo GMadrid, la única escuadra de la capital española donde la mayoría de sus jugadores se declara abiertamente gay.

Yo siempre juego con la camiseta que véis, con una franja arcoiris para visibilizar que las personas LGTB también hacemos deporte, y en particular, fútbol.

El 9 de febrero, el señor Rivero narró su experiencia cuando fue el blanco de insultos homofóbicos lanzados desde las gradas por un grupo de adolescentes de no más de 13 años.

Pues ayer se pusieron en la grada, detrás mía, un grupo de unos 10 chavales de unos 13 años. Empezaron con lo típico de portero malo o defensa malo. Pero cuando vieron la camiseta que llevaron, empezaron a gritar: portero sarasa y portero maricón.

El arquero se dio la vuelta y les respondió “que sí, que lo era y que a mucha honra”, pero se dio una sorpresa al ver que los hinchas intolerantes “fueran tan pequeños”.

Los compañeros del otro equipo también se acercaron y empezaron a reprender a los chavales. Una actitud que quiero agradecer y que les honra. Cuando se vieron acorralados, se fueron del campo. Pero desde fuera siguieron un rato con los insultos.

A raíz de esta y otras experiencias, el señor Rivero resaltó la importancia de la educación en temas de diversidad.

Pero me preocupa y me da pena la actitud de estos mismos chavales en los institutos o en sus equipos. Porque seguro que usan el “maricón” como insulto hacia sus compañeros.

A pesar de las medidas que han tomado los clubes y las ligas para concientizar a los fanáticos sobre tolerancia, aún se registran innumerables casos de consignas, gestos e insultos homofóbicos, racistas y misóginos de parte de las porras y dirigidos a los jugadores, árbitros y entrenadores, así como a los hinchas del equipo rival.

La decisión de los jugadores del GMadrid de portar con orgullo los colores de la comunidad LGBT se inspiran en el inglés Justin Fashanu, el primer futbolista que declaró abiertamente su homosexualidad en 1990. Este jugador se quitó la vida ocho años después, fue una víctima constante de agresiones verbales.

Expresiones contra la homofobia, como las de este portero madrileño, ayudan a transmitir el mensaje de que hay cierto tipo de injurias que rebasan los límites de lo que se vale en la cancha.

Fuente: Televisa


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: