Leonardo DiCaprio expone a Rusia por cárcel de ballenas

Famosos han llamado a firmar una petición contra la cárcel de ballenas


Leonardo DiCaprio expone a Rusia por una cárcel de ballenas, donde hay casi un centenar de orcas y belugas que fueron capturadas con la intención de entrenarlas y venderlas a acuarios en China.

La cárcel de ballenas se ubica en el mar de Ojotsk y, además de que es un crimen ecológico, se ha convertido en un grave problema de imagen para el presidente ruso, Vladimir Putin, que siempre se había declarado un firme defensor de los animales.

A principios de marzo, el vice primer ministro ruso, Alexei Gordeyev, se comprometió a sacar a las ballenas de su cárcel, según la agencia rusa de noticias, Interfax. Algunos medios locales reportaron que las ballenas serían liberadas.

Pero Oganés Targulián, jefe de la unidad de investigación de Greenpeace Rusia, aclara que “Putin no dijo que haya que liberar las ballenas, sino sólo que hay que solucionar el problema”.

Después de casi medio año de denuncias, inacción oficial y la muerte de varios cetáceos, Vladimir Putin ordenó al Gobierno dar fin a la crisis en el llamado Centro de Adaptación de Mamíferos Marinos.

Grupos conservacionistas llevan meses alertando sobre el precario estado de 87 belugas, 11 orcas y cinco crías de morsa, después de que se frenó su venta a acuarios y delfinarios chinos, a cambio de varios millones de dólares.

Famosos como Leonardo DiCaprio, que se reunió con Vladimir Putin hace varios años para defender al tigre siberiano, han llamado a firmar una petición contra la cárcel de ballenas. El pasado 4 de marzo agradeció, a través de Twitter, a todos los que firmaron.

 

Pamela Anderson ha apelado al líder ruso a poner fin a la caza de cetáceos, aduciendo que eso “le granjearía el agradecimiento de millones de personas en todo el mundo”.

La situación en las últimas semanas se ha vuelto insostenible. Las imágenes publicadas por Greenpeace muestran a orcas y belugas con sarpullidos, furúnculos, yagas y manchas, que los especialistas atribuyen a infecciones víricas, bacterianas y micóticas.

Los expertos que han examinado a los cetáceos advierten que, debido al estrés provocado por la captura, el proceso de adaptación y las condiciones de la cárcel acuática, el sistema inmunológico de las ballenas se ha visto enormemente debilitado en los últimos dos meses, por lo que su vida corre peligro.

Todos estos indicios apuntan a unas inadecuadas condiciones de reclusión para la salud de las orcas y un insalubre estado del agua”, señaló en un informe de Greenpeace, Tatiana Denisenko, microbióloga rusa que examinó a los animales e inspeccionó las instalaciones de la cárcel de ballenas.

Los científicos denuncian que debido al hacinamiento y la presencia de “microorganismos”, los animales están enfermos, a esas condiciones se suma el hielo y la falta de espacio, que provocan hipotermia a las ballenas.

Los empresarios que dirigen el llamado Centro de Adaptación de Mamíferos Marinos afirman que una orca y tres belugas han huido de las jaulas, que tienen 25 metros de largo por nueve metros de ancho, aunque Greenpeace cree que han muerto, porque estaban convalecientes.

El consejo científico reunido esta semana a petición de autoridades rusas propone dividir a las ballenas en dos categorías: un primer grupo de cetáceos que serían liberados y un segundo grupo que sería trasladado a centros de divulgación científica.

Leonardo DiCaprio expone a Rusia por cárcel de ballenas; Greenpeace organizó una protesta en Moscú (Greenpeace Rusia)
Oganés Targulián, jefe de la unidad de investigación de Greenpeace Rusia, cree que eso no solucionaría el problema de raíz, sino que allanaría el camino para su estancamiento y repetición, por lo que propone “liberarlos a todos”.

Algunos cetáceos hay que curarlos y al resto liberarlos, pero no de golpe. Mejor esperar a finales de abril, cuando suban las temperaturas”, explicó.

Mientras Rusia aclara el destino de las ballenas encarceladas, los animales deben ser cuidados por veterinarios independientes, según ambientalistas, ya que sus actuales cuidadores –que han invertido grandes cantidades de dinero en capturar, transportar y alimentar a las ballenas- se dedican a darles de comer, adiestrarlos y acostumbrarlos al ser humano, y eso haría imposible su regreso y adaptación al océano. Greenpeace denuncia a los hombres de negocios “que recibieron créditos de China” a funcionarios rusos “corruptos”, diputados y organismos oficiales que apoyan a esos empresarios.

 

Fuente: Noticieros Televisa


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

A %d blogueros les gusta esto: