Migrante da a luz a bebé muerto; era vigilada por Policía Fronteriza

Las autoridades indicaron que la mujer apenas contaba con seis meses de embarazo


Autoridades de Estados Unidos informaron que una migrante hondureña de 24 años dio a luz a un bebé muerto mientras estaba detenida por la patrulla fronteriza.

En un comunicado, las autoridades de migración dijeron que la joven apenas tenía seis meses de embarazo y en el momento en que comenzó a sentir las contracciones fue llevada a un hospital cercano donde salió el bebé sin vida.

La joven había pasado cuatro días bajo custodia de las autoridades de migración.

En una declaración conjunta, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza(CBP por sus siglas en inglés) y el Servicio de Control de Inmigración (ICE) dijeron que la inmigrante fue arrestada por agentes de la Patrulla Fronteriza el 18 de febrero cerca de Hidalgo, Texas.

Las autoridades no han proporcionado el nombre de la mujer y dijeron que no darán a conocer más detalles.

La CBP y el ICE señalaron que la mujer fue trasladada a un hospital y dada de alta el 21 de febrero luego de haber sido sometida a dos revisiones.

La centroamericana entonces fue transferida a la custodia del ICE, que estaba en proceso de dejarla en libertad del Centro de Detención de Port Isabel cuando se quejó de dolores en el vientre. Se pidió una ambulancia, pero la joven dio a luz al bebé antes de que pudiera ser enviada al nosocomio.

El gobierno dijo que dar a luz un bebé mortinato no es considerada una muerte bajo custodia. Pero esto se produce luego de por lo menos otras tres muertes de personas detenidas por las autoridades migratorias desde diciembre.

Un mexicano de 45 años falleció mientras estaba bajo custodia de la Patrulla Fronteriza la semana pasada y dos niños perdieron la vida a fines del año pasado mientras estaban bajo resguardo oficial. Los menores fallecidos eran Felipe Alonzo Gómez, de 8 años, que murió en Nuevo México en la Nochebuena, y Jakelin Caal, de 7 años, quien murió el 8 de diciembre en El Paso.

La Patrulla Fronteriza ha tenido problemas para atender el creciente número de familias con niños que llegan a la frontera, muchas de ellas con la intención de solicitar asilo. Los agentes detienen a menudo grupos de cientos de personas, y algunos requieren atención médica, pero están en zonas lejanas donde no hay hospitales.

Además, los agentes tienen una capacitación médica muy limitada y la agencia ha tenido que desplegar unidades especiales para que ayuden con las emergencias médicas en zonas como en el oeste de Nuevo México, donde una cantidad cada vez mayor de migrantes centroamericanos cruza la frontera.

Fuente: Excelsior


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: