Primer paso para construir en la Luna y Marte: la NASA logra producir cemento en el espacio

La agencia espacial ha confirmado que se puede obtener este material fuera de la Tierra con experimentos de solidificación realizados en la EEI


El astronauta de la Agencia Espacial Europea Alexander Gerst trabaja en el experimento MICS a bordo de la Estación Espacial Internacional. (Foto: NASA)

Los viajes fuera de la Tierra cada vez toman más fuerza y ahora la NASA ha logrado dar un paso en una teoría que durante años mantuvo a diversos equipos de científicos trabajando: la posibilidad de obtener cemento en el espacio, informó la agencia en un comunicado.

Se trata del proyecto MICS (siglas en inglés para Investigación de Solidificación de Cemento en Microgravedad) que propone mezclar silicato tricálcico (C3S) y agua fuera de la gravedad de nuestro planeta.

El C3S es el componente mineral principal de la mayoría del cemento disponible comercialmente y que se utiliza para controlar muchas de las reacciones químicas y propiedades de este material. Para esto el MICS exploró si solidificar el cemento en microgravedad daría lugar a microestructuras únicas y proporcionó una primera comparación de muestras de cemento procesadas en el suelo y en microgravedad.

“En las misiones a la Luna y Marte, los humanos y los equipos deberán protegerse de las temperaturas extremas y la radiación, y la única forma de hacerlo es mediante la construcción de infraestructuras en estos entornos extraterrestres”, explica la investigadora principal Aleksandra Radlinska de la Universidad Estatal de Pensilvania en un trabajo publicado en Frontiers in Materials.

“Una idea es construir con un material similar al cemento en el espacio. El hormigón es muy resistente y proporciona una mejor protección que muchos materiales”, agrega.

Otra ventaja significativa del cemento es que los exploradores teóricamente podrían hacerlo con recursos disponibles en esos cuerpos fuera de nuestro planeta como el polvo en la Luna, también conocido como regolito lunar. Eso eliminaría la necesidad de transportar materiales de construcción a la Luna o Marte, reduciendo significativamente los costos, uno de los grandes problemas que enfrentan estas misiones.

Para los ensayos en el espacio, los investigadores crearon una serie de mezclas que variaban el tipo de cemento en polvo, la cantidad y el tipo de aditivos, la cantidad de agua y el tiempo permitido para la hidratación. El proceso químico indica que a medida que los granos de cemento en polvo se disuelven en agua, su estructura molecular cambia. Los cristales se forman en toda la mezcla y se entrelazan entre sí.

Fuente: El Comercio Perú


El Corresponsal, en el lugar de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: